Control

No puedes tener control sobre todo lo que te rodea en tu vida. Es más, realmente no puedes tener control sobre absolutamente nada. Solo “crees” tener el control de las cosas, control sobre tu esposa, sobre cómo actúan tus hijos, sobre cómo va tu negocio o sobre cómo te perciben los demás…

control

Mi experiencia me dice que el control no existe. Y no solo lo digo yo, si no en la misma ciencia hay un término conocido como “entropía” que menciona que las cosas en el universo tienden a no tener un orden, a carecer de un patrón definido, a desorganizarse…

Pero eso no es lo importante de todo esto. Lo importante no es si alguien puede tener el control de las cosas o no. Lo importante o más bien lo que no es para nada importante, es el sentimiento que te genera el pensar que no tienes el control sobre algo en particular…

Algo que normalmente es importante para ti. Casi siempre es así.

Nos pega duro en el ego.

¿Por qué me han corrido del trabajo? ¿Por qué esa persona es tan agresiva conmigo? ¿Por qué mis padres no me enviaron a una universidad prestigiosa? ¿Por qué mi ex novia me dejó?

Realmente me he dado cuenta que está bien que no tengamos el control de las cosas. Que no pasa absolutamente nada. Que así es la naturaleza de la vida. Qué estamos bien simplemente porque vivimos. Porque estamos aquí respirando.

Y no, no digo que tires todo a la mierda, que no seas responsable ni nada de eso. Simplemente trato de explicarte que te relajes, que no vas a ser una mejor o peor persona si “crees” que eso lo tienes totalmente bajo control.

Pero de lo que si puedes tener control es sobre tus pensamientos. Eso es lo más importante. Y eso puede hacer toda la diferencia…

SAMO